En este número presentamos tres opiniones de neurólogos españoles sobre la situación actual del fármaco Aducanumab en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer

Las opiniones coinciden en lo sorprendente que ha sido su aprobación por parte de la agencia americana del medicamento (FDA), la dificultad para llevarlo a la práctica terapéutica en Europa, y especialmente en España, pero la ilusión de que un fármaco antiamiloide haya resultado eficaz.

España, sin infraestructura para tratar el alzhéimer con aducanumab

Juan Fortea señala que no hay un sistema de unidades especializadas ni los profesionales «necesarios»

La noticia sobre la aprobación de la FDA del primer fármaco potencialmente modificador del curso de la enfermedad de Alzheimer llamado Aduhelm (aducanumab), ha traído consigo un “esperanzador” escenario para el diagnóstico de estos pacientes, pero su eventual aplicación en España ha generado controversia desde la Sociedad Española de Neurología (SEN), por la falta de “infraestructura” que existe en el sistema sanitario.

Al respecto, Juan Fortea, Coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de SEN, en conversación con Redacción Médica explica que si bien es una noticia “trascendental” y largamente “esperada”, España no estaría “preparada” para administrar el fármaco aunque fuera «gratuito».

“Nosotros ahora mismo no tenemos un sistema de unidades especializadas y tampoco contamos con los especialistas necesarios, ni con el acceso a biomarcadores para dar este tipo de tratamientos biológicos”, señala Fortea. El especialista agrega que, además de la falta de infraestructura, el acceso a este tipo de fármacos en España es desigual en los diferentes territorios.

El neurólogo, no obstante, manifiesta que a partir de ahora se inicia un escenario en el que el diagnóstico y el manejo de las personas con demencia va a ser «radicalmente» diferente. “Ha habido mucha polémica en cuanto a su aprobación. Tanto los que están a favor como los que están en contra. Es un día histórico”, señala.

Estrategia para administración del fármaco en España

Al ser consultado por una estrategia para la administración del fármaco en España, Fortea explica que sería clave la aplicación del ‘Plan Nacional del alzhéimer’.

“Hay que ver a la demencia como una epidemia estructural que hay que afrontarla. Con ello se tendría que aplicar un plan nacional de la enfermedad con el fin de que se establezca financiación económica y que se haga una radiografía para detectar las carencias que nos entregarán soluciones y recursos equitativos en el sistema”, enfatiza el neurólogo.

 

Fortea, además, señala que la demencia es una enfermedad “multidimensional” que requerirá de estos tratamientos biológicos, pero que para poder aplicarse necesitará un “trabajo social”. “Ahora mismo no se me ocurre ninguna enfermedad de la prevalencia y gravedad del alzhéimer que tenga una situación más desigual en nuestro país”, sentencia.

 

Fuente: Redacción Médica

 

Luces y sombras sobre la aprobación del ADUCANUMAB por la FDA.

Mikel Tainta. Neurólogo HUD y Cita Alzheimer

La FDA (Food and Drug Administration) es el organismo estadounidense que autoriza el uso de los medicamentos en dicho país. Desde hace ya casi dos décadas no había autorizado el uso de un fármaco para la Enfermedad de Alzheimer. El hecho de que hace unos días, el Aducanumab, fuera aprobado para su uso en esta enfermedad es una noticia muy importante para todo lo relacionado con la enfermedad de Alzheimer (EA). Ya que la EA es una enfermedad que afecta millones de enfermos y familias en nuestro país que precisan de una gran atención sanitaria y social.

La perspectiva de tener un fármaco que pueda modificar la historia de esta enfermedad parece que cada vez más cercana. Sin embargo, todavía es pronto para afirmar que el Aducanumab vaya a ser este fármaco. Se han generado una serie de luces y sombras entorno al Aducanumab que nos hacen ser cautos a la hora de recibir esta noticia.

Entre las posibles sombras, está el propio procedimiento de autorización. La cual está condicionada a un nuevo estudio, cuyos resultados es probable que tarden años en llegar. Esta autorización, además se basa en datos que podríamos considerar parciales, al no haberse concluido los estudios que evaluaban el fármaco. Así mismo, habrá que evaluar la relevancia real del efecto clínico beneficioso observado en estos estudios.

La FDA basa su aprobación en la capacidad del fármaco en eliminar la carga de amiloide en el cerebro de los pacientes tratados. Este es un aspecto positivo, ya que el amiloide es un actor protagonista en esta enfermedad. Sin embargo, no es el único, y existen otros actores implicados en esta enfermedad, como la proteína tau y moléculas proinflamatorias. Así mismo, la relación entre la eliminación del amiloide y el beneficio clínico de los pacientes no parece ser del todo directa a día de hoy.

Entre las luces que trae esta noticia está el potencial beneficio sobre la asistencia a los pacientes. Que exista la posibilidad real de un tratamiento que modifique el curso de la enfermedad en un futuro ya no muy lejano, seguro que redunda en una mayor atención a las personas con EA. Así mismo, respalda el uso de biomarcadores, como herramienta diagnóstica en la práctica clínica. Y, por otro lado, apoya las líneas actuales de investigación; que dirigen sus esfuerzos a evaluar terapias basadas en los mecanismos responsables de la enfermedad.

Como dice la propia FDA en su comunicado, ven útil autorizar el uso del Aducanumab como herramienta para aumentar el grado de interés y la inversión en la atención y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Ojalá así sea.

En definitiva, se genera una situación controvertida con muchas hipótesis por resolver todavía y falta todavía que agencias más relevantes para nuestro entorno, como lo es la EMA (European Medicines Agency) se pronuncien al respecto. Sin embargo, lo que es seguro es que el futuro de la atención a esta enfermedad va a cambiar progresivamente en los próximos años y que la investigación nos traerá avances muy prometedores.

Polemica aprobación por la FDA de un fármaco para el Alzheimer

JF Martí Massó. Catedrático emérito de neurología. UPV/EHU. Presidente de Aubixa Fundazioa

Introducción al tema

La idea actual sobre el mecanismo por el que se produce la enfermedad de Alzheimer (EA) es por la alteración en la eliminación de una proteína (PPA, proteína precursora del amiloide), del cual una parte de ella (Péptido beta amiloide) se deposita de una forma anormal y es tóxica alterando las sinapsis y luego las neuronas de determinadas zonas del cerebro. Hay otra proteína que está alterada, que es la tau que se hiperfosforila, pero hoy no hablaremos de ella.

Desde hace años se han buscado fármacos, fundamentalmente los que llamamos anticuerpos monoclonales,  que eliminen el péptido beta-amiloide, con resultados pobres y con aparición de efectos secundarios. También se están investigando fármacos que eviten la formación de amiloide.

 

Historia

El Aducanumab es un anticuerpo monoclonal de laboratorios Biogen, que viene siendo estudiado desde hace años por su capacidad de reducir las placas de amilode del cerebro. En agosto del 2016 la prestigiosa revista Nature publicó un trabajo sobre esta capacidad observada en las pruebas de imagen (PET de amilode) pero con modesto beneficio cognitivo, independiente de las dosis utilizadas.

En marzo de 2019 se suspende un ensayo clínico por falta de eficacia, pero en octubre se reevalúan  los resultados, y con un mayor número de pacientes y a dosis altas se observa una eficacia en imagen y en efectos cognitivos, con efectos adversos muy escasos.

 

Aprobación por la FDA

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el agente anti-amiloide aducanumab (Aduhelm, Biogen / Eisai) para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer (EA), sin tener en cuenta la recomendación de su propio panel asesor de no aprobar el fármaco.

El aducanumab se aprobó mediante la vía de aprobación acelerada , que se puede utilizar para acelerar un medicamento que proporciona una ventaja terapéutica significativa sobre los tratamientos existentes para una enfermedad grave o potencialmente mortal.

Sin embargo, según esta vía, la FDA exige que Biogen realice un nuevo ensayo clínico controlado y aleatorizado para verificar el beneficio clínico del fármaco. En un comunicado de la FDA, la agencia dijo que si el medicamento no muestra un beneficio clínico en este ensayo, tiene la opción de retirar su aprobación.

La aprobación de aducanumab marca el primer tratamiento nuevo aprobado para la EA desde 2003 y es el primero en actuar sobre  el beta-amiloide.

En noviembre del 2020, el Comité Asesor de Medicamentos para el Sistema Nervioso Central y Periférico votó ocho a uno en contra de aprobar el medicamento porque, según los resultados de los ensayos clínicos, la evidencia de eficacia no era lo suficientemente sólida. Otros dos miembros dijeron que no estaban seguros de la cuestión de la eficacia.

La FDA señaló que la aprobación de hoy se basó en tres estudios separados, doble ciego, aleatorizados y de rango de dosis que representan un total de 3382 pacientes con EA. Los que recibieron el fármaco activo, dijo la FDA, tuvieron una reducción significativa de la placa beta amiloide dependiente de la dosis y el tiempo, mientras que los del grupo de control no tuvieron una reducción del amiloide.

Ventajas de la aprobación

No disponemos de una alternativa mejor para administrar a los pacientes con EA. Los tratamientos disponibles son solo sintomáticos y de efecto muy modesto.

Inconvenientes de la aprobación

  1. La eficacia clínica del fármaco ofrece dudas con los estudios actuales.
  2. El coste del medicamento es elevado (unos 40.000 dólares anuales).
  3. Nadie puede asegurar la posibilidad de efectos secundarios tardíos.

Los ensayos son con pacientes con un deterioro leve (minimental de más de 24/30). Nadie puede asegurar o descartar el posible beneficio en pacientes con un deterioro algo más avanzado.

En Estados Unidos aprobar un fármaco no significa que la sanidad pública deba financiarlo. Lo lógico es pensar que cada uno debe pagarse el fármaco. Esto trasladado a nuestro país convierte en un problema económico serio por el número tan elevado de pacientes que cumplen criterios de posible indicación.

Los médicos pueden tener criterios diferentes de su posible indicación en un paciente determinado y asumir la responsabilidad de que el sistema sanitario cubra este gasto no es fácil ni agradable.

Algo que todos nos preguntamos, es si un familiar o nosotros mismos lo tomaríamos en caso de estar en esta situación, pagando nosotros la medicación. Las respuestas pueden variar en función de diversos factores.

Conclusiones

La aparición de un fármaco con posible utilidad en la enfermedad de Alzheimer a través de eliminar amiloide del cerebro es una excelente noticia. Tenemos también nuevos anticuerpos en estudio que pueden ser útiles.

La aprobación de la FDA por vía de urgencia del Aducanumab en contra de la opinión de la mayoría de expertos puede considerarse precipitada y posiblemente con los datos actuales no sea aprobada por la agencia europea del medicamento.