El sábado al mediodía, en el salón de actos del Hospital Universitario Donostia, se celebró un emotivo acto en homenaje a Máximo Goikoetxea, fallecido el 13 de noviembre del pasado año, y que contó con una mayoritaria representación del patronato y profesionales de la Fundación Aubixa de la que fue su Director Ejecutivo.

Participaron antiguos compañeros de partido y de trabajo, amigos y familiares quienes fueron desgranando en sus intervenciones, aspectos diferentes de la vida de este destacado guipuzcoano que  fue concejal en Irún, parlamentario y secretario primero de la mesa del Parlamento Vasco por Euskadiko Ezkerra; que ocupó el cargo de director de Servicios Sociales y posteriormente fue diputado de Política Social  de la Diputación Foral de Gipuzkoa y Director Gerente del Hospital Universitario Donostia desde donde impulsó la creación de Biodonostia, el  primer centro de investigación biosanitaria de Euskadi.

En su última etapa, Máximo Goikoetxea, contribuyó a crear la Fundación Aubixa-Aubixa Fundazioa con el objetivo principal de defender los derechos de las personas mayores, dependientes y de personas y familias afectadas por el Alzhéimer y otras demencias.

Sonó la música de Xabier Lete, de Raimon, de Leonard Cohen, de Lluís Llach o de Luz Casal mientras los amigos y compañeros intervinientes fueron desgranando su figura. Recordando su facilidad para el diálogo, de hacer equipo,  su generosidad leal y discreta, su empatía, su gran intuición para sacar adelante proyectos de futuro y su incansable capacidad de trabajo.

Políticos como Maite Peña, Eneko Goia, Román Sudupe, compañeros de partido en Euskadiko Ezkerra como Patxi Bastarrika (presentador del acto de homenaje), Kepa Aulestia o  Xabier Gurruchaga, profesionales del ámbito sanitario que compartieron con él cargos de responsabilidad en el Hospital o en Biodonostia como Olvido Martínez o Julio Arrizabalaga, y el actual Presidente de nuestra Fundación Aubixa, el neurólogo José Félix Martí Massó, o,   el escritor Andu Lertxundi y Lorea Bilbao, encargada del cierre, se pusieron voz a este acto en recuerdo de alguien que nos ha dejado un legado que, en palabras del alcalde de Donostia,  permanece con nosotros.