José Luis Garcés

En la  primera  semana de Marzo el número de pacientes   con infección aguda   por Coronavirus (en adelante  “la enfermedad”) se incrementó de  manera  casi  exponencial   en el Territorio de  Guipúzcoa. En el  Hospital  Universitario  de  Donostia (en adelante “ el Hospital”) se habilitaron  Unidades de  hospitalización   donde  ingresaban los  pacientes con el fin  de  confirmar  la sospecha diagnóstica  de infección (en adelante  Unidades  de diagnóstico);  una vez  conocido el diagnóstico  eran trasladados a  otras  unidades específicas  para seguir   tratamiento. Médicos Internistas generales , internistas-especialistas en infecciones, neumólogos, cardiólogos, endocrinos, reumatólogos, neurólogos hemos  realizados   conjuntamente el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. Otras  unidades como  farmacia ,  microbiología, laboratorio  general, medicina preventiva  han sido  claves en el proceso asistencial , tanto en el proceso diagnóstico como en el tratamiento. Especialmente difícil ha sido el trabajo de los especialistas en  cuidados  Intensivos  y anestesia en la  atención de los pacientes en situación de  gravedad extrema .En mi opinión la experiencia  colaborativa  entre  diferentes  especialistas  ha sido  muy  positiva.

A nivel  personal , el miedo  ha estado presente desde el inicio.  Miedo personal  al  contagio y  a sus  consecuencias. Miedo  a la  dificultad  del diagnóstico  y tratamiento de la enfermedad.  Hemos intentado transformar  el miedo   inicial  en   pensamientos  y actos racionales   consecuentes  con  los conocimientos  que la comunidad   científica   ha  adquirido; no obstante , el conocimiento de  la enfermedad es solo parcial , lo cual  ha generado  numerosas   incertidumbres que  siguen   presentes .

Esta  enfermedad y el manejo de los casos  en  condiciones de aislamiento ha creado   dificultades en los  cuidados  de  los   ancianos . Específicamente en los  más frágiles y vulnerables. El dolor , la angustia y la soledad  han estado  presentes en las  Salas de Hospitalización. El grupo de  enfermería  y auxiliares  ha desarrollado  un papel  primordial. La profesionalidad  exigible de enfermeros  y auxiliares  se ha transformado  en generosidad  máxima  en el acompañamiento  de  los pacientes . La alimentación,  aseo, administración diaria  de medicación  se  ha acompañado  de   conversaciones, ánimos y gestos de afecto  que han reconfortado  a los  ancianos.

Hospital Universitario de Donostia (HUD)

Los   pacientes   con autonomía  funcional  que han requerido ingreso hospitalario  así como   las familias  de los pacientes  dependientes ingresados ,  han sido muy  generosos y comprensivos con  el personal sanitario. Estos   dos  colectivos  han respondido  con gran disciplina y autocontrol  en la  situaciones de  aislamiento   hospitalario. Sin  esta  actitud, la  atención hospitalaria hubiera  resultado imposible.

Desde el punto de  vista profesional con los datos científicos obtenidos   deberemos   revisar  nuestras actuaciones y compararnos  con  otras organizaciones sanitarias  nacionales  y extranjeras, ofertar nuestros  logros  y  analizar  nuestros defectos. Las  características de  la enfermedad inmersa ya  en nuestra  sociedad  nos va a exigir  análisis  críticos  diarios, que pueden  generar  rápidos  cambios en nuestra  forma de  proceder.  Como sociedad  nuestra capacidad de  adaptación va a ser fundamental específicamente  a nivel sanitario y socio-sanitario. Ese  es el  desafío en los próximos  meses- años.

JOSE LUIS GARCÉS GARMENDIA

Medicina Interna. HUD