La memoria son una serie de funciones cognitivas que tienen en común la capacidad de grabar, retener y evocar posteriormente  estos acontecimientos. Al estimular las redes neuronales de mi memoria a largo plazo y poner en el buscador “Máximo” se me presentan una serie de imágenes de varios momentos de nuestras vidas en común. Conozco como neurocientífico que estas imágenes no son exactamente como fueron, si no la creación que mi cerebro hace a través de mis recuerdos posteriores de las mismas, con toda la subjetividad emotiva que ello implica.

Las primeras que recuerdo son en el despacho de la gerencia de este hospital, algunas de ellas hablándome de los “Diálogos de ética, ciencia y humanismo” que impulsó para tratar de la potenciar la imagen del Hospital hacia el resto de la sociedad. Otra explicándome las ventajas de tener un instituto de investigación en el Hospital. Pero sobre todo hoy quiero traer aquí los recuerdos más recientes de cuando sentados tomando un café  me propuso ser presidente de la Fundación Aubixa. Me explicó los objetivos de la Fundación, su historia, sus proyectos y los miembros del patronato. Si ahora analizo mi decisión de aceptar, tengo la seguridad de que fue, como se toman muchas decisiones importantes en la vida como es la de la pareja que se elige, o la casa que se compra o la carrera que se estudia, una decisión basada fundamentalmente en las emociones, y posteriormente tratando de que el razonamiento deliberado intentara justificar esta decisión emocional. En resumen: “Me fiaba de Máximo”.  El y la fundación que había impulsado tenían una serie de valores que para mi son importantes y que quiero recordar:

  1. Una preocupación social. Ser miembros de una tribu hace de nuestra especie, la del homo sapiens, una especie que ha tenido un gran éxito evolutivo. El sentir compasión de los que sufren y los más vulnerables ha permitido que alcancemos una longevidad increíble. En todos los puestos que ocupó Máximo está en un primer plano este valor.
  2. El trabajo en red. La suma de varias personas expertas trabajando en un mismo objetivo puede ser más eficaz que la suma del trabajo individual.
  3. La participación de la sociedad civil en la construcción de una sociedad mejor, colaborando, moderando y ofreciendo ideas a los políticos.

 

Máximo, varios amigos tuyos en la Fundación Aubixa que tu impulsaste,  personas que nos fiamos de ti, que te admiramos, te recordamos  y te seguimos queriendo, continuamos trabajando para que los ancianos, las personas con demencia, los más vulnerables, mantengan sus derechos, y que toda la sociedad , incluidos los jóvenes participen en los cuidados que todos deseamos cuando nos hagan falta.

Gracias Máximo por tu labor y tus enseñanzas. Un abrazo

 

JF Martí Massó. Catedrático emérito neurología UPV/EHU. Presidente Aubixa Fundazioa